A través de una conferencia de prensa, el primer ministro de Inglaterra, Boris Johnson, quien hasta ahora había apostado por imponer restricciones localizadas acordes con la tasa de transmisión del virus en cada región, informó que por más de un mes no habrá servicios religiosos con el fin de mitigar propagaciones de Covid-19

No habrá servicios religiosos por poco menos de un mes, a partir del jueves 5 de noviembre y finalizará el miércoles 2 de diciembre.

El primer ministro no mencionó los lugares de culto en su sesión informativa de Downing Street, pero dijo: “Desde el jueves hasta principios de diciembre, debe quedarse en casa. Sólo puede salir de casa por razones específicas”.

Posteriormente, la aclaración provino de una guía en el sitio web del Gobierno que decía:

Reciba las últimas historias de Christian World News por correo electrónico
Ingrese correo electrónico
FIRMAME Aver nuestro aviso de privacidad
“Los lugares de culto estarán cerrados, a menos que se utilicen para:

Funerales
Para difundir actos de culto
Oración individual
Cuidado de niños formal o parte de una escuela
Servicios públicos y voluntarios esenciales, como donación de sangre o bancos de alimentos
Otras actividades exentas, como algunos grupos de apoyo ”
La omisión de cualquier información sobre reuniones religiosas en la conferencia de prensa hizo que muchos líderes y miembros de la iglesia expresaran su frustración porque las comunidades religiosas no tenían sus preguntas vitales abordadas mientras se les decía al sector de la hospitalidad y la industria del ocio cómo los afectaría el cierre.

La Iglesia de Inglaterra tampoco había recibido aclaraciones en ese momento, y el obispo de Londres, Rt Rev. Sarah Mullally dijo: “Estudiaremos las regulaciones detalladas cuando se publiquen y buscaremos aclaraciones sobre cómo esto puede afectar el culto público”.

Con la información sobre el cierre nacional filtrado a los periodistas temprano, el anuncio se hizo repentinamente el sábado por la noche en lugar del lunes.

El cierre, anunciado por Boris Johnson el sábado, incluirá cuatro domingos.

Las iglesias podrán permanecer abiertas para la oración privada.

John Stevens, director nacional de la Confraternidad de Iglesias Evangélicas Independientes (FIEC) sugirió que los líderes de la iglesia deberían organizar un servicio final para el miércoles 4 de noviembre antes de que las congregaciones no puedan volver a verse. Agregó que sentía que el valor de las iglesias para la sociedad “simplemente no se corresponde con la evaluación del gobierno / público / medios”.